martes, mayo 09, 2006

Ficción

Me sentía
sola y vana
ante mis zancadas en la vida.
Todo era mentira
incluida yo.
Refugiada
en las palabras...
aislada de emociones
Sonó el teléfono
me susurro al oído,
reconocí en su voz
la señal que ya no pensaba
y supe que iba a implicarme.
Así fue
como llego a mi vida
él...
El hombre proyectos
cargado de emociones
fantasías...
Desnudo
ante mis coartadas,
descubre hasta lo que disimulo.
Dura corteza
para la verdad,
pesada máscara
tratando de cubrir
para proteger
mi corazón;
no pude
y resulto mentira.
Así que dudo todavía
entre perderme en la poesía
o incluir mis sueños
en el programa del olvido.
La Maga Blanca
retorna a su guarida...
El cuento escrito por él
y representado por mi
pasa por sus secuencias finales,
consumidas
por el mismo tiempo.
El beso enloquecido
del hombre
anónimo
era...
más de lo mismo
ficción.

Madrid 15 de Abril de 2006
María Alventosa Talens

7 comentarios:

Anónimo dijo...

El tiempo solo consume lo que
le damos en su propia boca.
Que diferencia la realidad, de la
ficción?
La línea es muy delgada y sinuosa,
y en este escrito solo hay que
transitar el camino de las
estrellas azules.
Buen escrito Maria.
UC

santi dijo...

buenas noches ..... a ver maria te lo tengo dicho .. demasiado buena . Das demasiado y esperas que los demas sean como tu ... no lo son maria . somos especiales. Me duele que te duela el verte utilizada una vez mas esperando algo .. no tanto como lo que das ..en fin maria deberiamos aprender y empezar un dia a ser los actores de nuestro propio relato. un besote

divannimolotov dijo...

Algunos sin estar ciegos
parecería que no observamos los colores
esencialmente el rojo, inherente a la pasión
que ha podido definirlo un poema como este.

Me encanto ese fuego en esta flama que encontré.
Abrazos María A Talens

Anónimo dijo...

Creo que "todo" y "todos"somos ficcion en algun momento de la vida.
Pero como gran poeta lo describes bien en este bello poema, gracias por decirlo tan bien.
Pese a todo a traves de los poemas, haces que amemos la vida y la vivamos de forma diferente y apasionada.
Gracias Maria.
Un abrazo J.L.

Matias Duvalier dijo...

El asunto de la ficción me suele hacer un lío, como la invención misma ; que me haga un lío el fingimiento –el mío propio o el de los demás- es más natural, ya que ese es el objetivo primordial de lo fingido: hacer un lío. Para hacer este camino aún más sinuoso, ahora nos advierten los neurocientíficos (como el neoyorquino Oliver Sachs) que incluso nuestro recuerdo más nítido tiene, en cada una de sus evocaciones, algo de ficción; algo que, a la realidad que fue, aportamos nosotros de nuestra propia cosecha. Así que también en el recuerdo hay ficciones. Para mi que estoy apañado; vamos, que lo tengo crudo.

Y para mayor lío, ahora resulta que el sentimiento amoroso también es, esencialmente, engañoso. Sachs y otros vienen a decirme que, aunque creo que amo a Mariluz, mi dulce pretendida, en realidad amo a mi propia Mariluz, a una Mariluz en cierto modo inventada, creada por mi, como si yo fuera un fantástico escultor especializado en cincelar Mariluces que poco o nada tienen que ver con la, digamos, Mariluz esencial. Pese al posible engaño, lo que realmente me gustaría saber es si Mariluz (o alguna de las Mariluces que hay en ella) me ama a mi. Pero esta cuestión es también, según el maldito Sachs, ciertamente compleja. ¿A quién de todos los Matías que hay en mí quizá ame Mariluz? Porque si noto que en mí, como hubo en Borges, hay muchos hombres, muchos Matías distintos, y yo si aspiro a que en el abrazo de alguno de ellos desfallezca de amor Mariluz, sea cual sea ella.

A mi me parece que este bellísimo poema de Alventosa habla de ilusión, pasión, expectativas y emociones (Sachs habla de “almacenaje emocional en el sistema límbico”, el tío). Ah, y me parece que la escritora también habla de la vida, donde nos desplegamos y replegamos, donde derivamos hacia la realidad y hacia el deseo, como incesantes cernudas de lo cotidiano.
(“Así que dudo todavía/
entre perderme en la poesía/
o incluir mis sueños/
en el programa del olvido/”)

Lo que en poesía se llamaría pasiones inútiles –por el desengaño, quizá- , los evolucionistas modernos definen como la felicidad de la búsqueda (más feliz incluso que el hallazgo propiamente dicho). Esa pasión ambulante es el alimento del viaje. Pasiones de ida y vuelta, pasión por apasionarse; pasión, en fin, por Mariluz, sea quien sea.

Anónimo dijo...

La Maga Blanca
retorna a su guarida...


Pero los sueños seguirán viviendo en tu corazón y en tu cerebro. Afortunadamente nadie nos puede arrancar el deseo de amar y ser amados.

Besos. Natalia M.

Roberto dijo...

Me llama la atencion como escribes, aunque aveces no lo llegue a descifrar, eres una mujer encantadora, con un monton de experiencias vividas que espero tener algun dia en mi cuenta personal de sensaciones, te deseo el mayor de los exitos por que te lo mereces, simplemente al verte uno se da cuenta que tienes algo especial dentro de ti, gracias por compartirlo y gracias por ser asi.
Cuando pienso que ya te has olvidado de mi, apareces en mi mente.