viernes, agosto 25, 2006

Lo imposible llega

Es noche de luna llena
noche de azul estrellas
meciéndose entre sus caricias y las mías,
el, en su bolsillo
guarda la llaves del cielo y no es un ángel.
Sus ojos esconden infinitos secretos todavía
aun así no hay sombras,
no hay dudas…
Después… mi sonrisa, su mirara,
el deleite, nuestro deseo.
Enredados en el juego del escondite,
sin saberlo…
Yo buscaba en mis desvelos,
Carlos huía hacia el letargo.
Tibias preguntas
dilatados silencios.
Más tarde una sonrisa,
llena de honestidad
con todas las respuestas.
O quizá siempre fuiste otro,
por encima de mis sueños,
de tus dudas,
que más da…
Ahora tengo la certeza de sus caricias,
de sus labios
sus largos besos…
Ahora una luz que solo yo conozco,
y yo esperando el placer inédito
quiero cabalgar sus pánicos
ahora lo imposible llega,
recuperando la posición de la posesión
dándonos cuenta de que el juego sobrevive
jugamos…
El me sonroja alguna vez,
con suavidad de trineo
me empuja sobre la cama
el vértigo de la montaña rusa se apodera de nosotros
y la palabra alegría lleva acento.
Fin de la ficción.

María Alventosa Talens
11 de Agosto de 2006

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Experiencias todas personales que buscan, miradas desde la perspectiva del tiempo, tranciendes. Escribes desde la transpariencia para ahondar y conocer más de la realidad.
Tu experiencia es variable, con una mirada muy inocente, me gusta de lo que escribes y como lo haces.
Deliberadamente brindas un homenaje a la vida.

Anónimo dijo...

Sus ojos enconden infinitos secretos todavía
aun así no hay sombras,
no hay dudas...

Que fortuna para la persona a la que se dirigen estos versos; y si aun no exite, que alegría para quien reciba tu amor...
Alfonso

Anónimo dijo...

María poeta de escrupulosa y sostenida obediencia a sí misma,fiel a sus principios y motivaciones, no has cambiado en el transcuso del tiempo...
Tu personalidad proyecta esa energía poética tan personal, muy íntima y transgresora.

Un amigo

Anónimo dijo...

He leido este poema de amor, de sentimientos y palabras escogidas
para llegar al alma y derretir el hielo que la recubre obstinadamente,
me gusta,
me gustas!!!!

Manuel Asur dijo...

Muy bien María. Tus cuentos y poesía son mar procelosa sin litoral, argamasa de vibraciones imposibles de cristalizar, rebeldes al cimiento doméstico, a la hierática columna, al uso del pedestal, a la sombría estalactita...Yo saludo su generosidad nómada y te saludo.. desde el otro lado de la orilla, desde una geología paciente, primitiva...